Mis Amigos Seguidores

13 noviembre 2008

La VAMPIRESA
y
su Lacayo

Caminando juntos de la mano nuestro camino se llena de sombras y la oscuridad nos invade, siento los aleteos de sus alas negras que rodean mi Alma la cual se entrega.

La siento, sonrío y me entrego a sus manos ante las cosquillas cálidas con las cuales me va hipnotizando y a su vez provocando mi entrega a sus dominios.
Nos entregamos a un AMOR salvaje y Oscuro, nuestras pupilas se dilatan, ansiosas, nuestras manos buscan la piel y nuestras lenguas la humedad, esa humedad que su lacayo una y otra vez metaboliza para deleite.

La suavidad de ella se mezcla con caricias, arañazos, mordiscos, donde comienza a aflorar en forma sutil el alimento buscado.
Nos entregamos a la pasión, lujuria, morbo, perversión, sadismo, masoquismo, donde todos forman uno y se funden en un AMOR profundo y Oscuro.

Nuestros cuerpos se enfrentan desnudos, sus piernas gimen de placer ante lo inevitable, un movimiento sutil de cadera y me encuentro dentro de ella y ella dentro mío.

Los dos sonreímos, jadeamos, nos violamos con nuestras miradas hasta nuestras Almas.
Ciego a mi entrega TOTAL, yo lacayo, percibo como se transforma en un remolino invadiendo mi corazón, recorriendo mis venas, y en un espasmo de Amor oscuro diluyo mi simiente en ella.

Todo continúa sin pausa, exhausto siento que su ser me invade, su piel se apodera de la mía, sus labios se deslizan por ella, y sus dientes se clavan en mi carne.

Me sujeta las manos sonriendo sarcásticamente, ya no tengo retorno, una vez más zacearé su antigua sed, a la cual me entrego mansamente con placer a ser devorado.

Sus caninos son estiletes, que penetran mi carne lentamente profundizando la herida cada vez más, con el fin que el caudal sea el adecuado.
Gruñe y emite sonidos eternos, con esa garganta extraña, ajena, y propia de tantas vidas.

Ser succionado, me energiza, mi erección es interminable, con su sus dientes clavados y su boca succionado vuelvo a embestirla, los ojos de ella se cierran y cae en el abismo de mi brutalidad enajenada en la cual triunfo inundándola nuevamente con mi esencia,

Pero sus piernas no me dejan, me envuelven, y su aura oscura me conquista.
Ya está dentro de mí nuevamente, sus efluvios inundan mi mente y me arrastran a sus abismos.
No resisto, me dejo, me entrego.
Comienza lentamente a lamer mi Alma, y toma con sus deseos lo más sagrado de mi ser.
Termino en una dulce agonía consumido, entre espasmos y bocanadas de aire, mi Alma acaba antes que mi cuerpo.

Toda la noche será una repetición eterna, hasta ella zacear su sed oscura, y yo ser consumido teniendo el desvanecimiento como límite, momento en el cual aflora el Amor por su lacayo, y deja en mi la suficiente energía vital para que disfrute lo acaecido y logre regenerarme para seguirla sirviendo.

SU Lacayo a sus pies mi Eterna y bien Amada VAMPIRESA.

Nuestras vidas cobran cada día mas sentido ante esta realidad tan avasalladora.
Pasado, presente y futuro son todo UNO.
Nuestras vidas



0 Almas Cómplices: