Mis Amigos Seguidores

21 julio 2008

Su PUTA LESBIANA

Luego de haberme disciplinado en mi adiestramiemto de Esclavo “Total”, me dejó atado de manos.
Se situó de rodillas en el borde de la cama, con las piernas abiertas mostrándome su sexo ansioso de placer. Se lo acarició con una mano, mientras me miraba lujuriosa, diciéndome:

“Vení, putita, y límpiame esta cocha de tu asquerosa AMA… no quiero que dejes ni una gotita, ni de transpiración, ni leche, ni flujo, ni meo, nada… entendiste, puta relajada, vení mama y tragate todo

Me levanté, de la silla, y caminé medio agachado hasta la cama, con los brazos doloridos de las ataduras, pero absolutamente hipnotizado por esa cocha que me miraba burlona.”
Me agaché y comencé a lamerla mientras goteaba mana dentro ni boca. Hacía lo que podía pero la posición era absolutamente incómoda. Igualmente conseguía excitarla. Apoyó su cabeza en la cama y, jadeando, separó sus nalgas con las manos.
-Cómeme el culo, puta viciosa. Quiero sentir tu lengua bien adentro… Vení, basura ¿no te gusta hacer chanchadas, cerdito?, entonces comete el culo.

Podía comerle ese culo hermoso, mucho mejor de lo que antes lo había con su concha. La hacía jadear de placer. Notaba mi lengua masculina frotando su culo, primero con delicadeza, después cada vez más fuerte, imponiéndose con autoridad, hasta penetrar sus entrañas.
La estaba volviendo loca de gusto, tanto que por un momento casi se olvidó de la difícil posición en que yo estaba. Esa lengua experta entra y sale de su culo a placer, la saliva resbalaba hasta su concha, donde su mano se había apoderado del clítoris y no paraba de frotarlo. Casi estaba a punto de de acabar otra vez como lo hace habitualmente, cuando mi lengua abandonó su fructífera tarea y de pronto sonó mi voz:
“Mi ama, le ruego que me desate. Me duelen mucho los brazos y la espalda.”
“Está claro que hoy te has empeñado en frustrarme mis orgasmos.- me contestó duramente, al incorporarse-. Está bien. Para que veas lo buena que soy contigo, que tienes un ama que no te la mereces, te voy a desatar y luego te voy a dar un masajito en los brazos y en los hombros.
Pero a cambio, para resarcirme de lo mucho que me estás decepcionando, tendrás que darme algo… huummm… me parece que ya lo sé, pero será una sorpresa.
Creo que considerarás que es un justo castigo.
Siéntate.”

Me desató los brazos y tal como me había prometido me dio un buen masaje en los brazos, los hombros y el cuello. Un masaje que tuvo la propiedad de dejar a su puta-cornuda casi como nueva.
Curiosamente, seguía teniendo una importante erección.
Comerle su vagina, lechosa, lujuriosa y penetrar su culo con mi lengua hasta poder degustar ese sabor tan inconfundible cuando la penetro tan profundo.
En cualquier caso, seguía teniendo la pija dura como una piedra, y eso la ponía muy caliente.
Me ordenó que le desabrochara el corsé y así lo hice. Se acercó, sólo con las medias y las botas puestas, a la valija, y de dentro sacó un consolador con su arnés.
Era un consolador de color carne, con forma de pija, con su glande, y sus venas bien marcadas. Era bastante grande, así que también agarró un tubo de lubricante. Se colocó el arnés, se lo ajustó bien y se acercó, frotando su pija artificial como suelen hacer los hombres.

“-¿Te gusta mi verga?- me preguntó, mirándome burlonamente.
Jadeaba con cara de vicio. Hasta le pareció que su pija se había encabritado aún más-.
Más vale que te guste, porque la vas a probar. Te la voy a meter toda por el culo. Eso quiero que me des para resarcirme, tu culo. Hoy serás mi puta una vez más, con todas las de la ley. Así podremos continuar con tu adiestramiento para prostituirte, solo para mi placer y el tuyo mi querida, que llevas tu alma de prostituta.
Pero primero quiero ver cómo la chupas.”

Acerque mi boca al consolador y empecé a chupar. Lo hacía tan bien que a usted le parecía que sentía engordar su clítoris con cada uno de mis lengüetazos. Verme mamar ese consolador de silicona, la excitaba sin mesura. Usted me imaginaba cuando me entregara a un macho, y se sintiera orgullosa de la puta que adiestro.
“-Muy bien, cerdo. Ahora ponete en cuatro patas encima de la cama. Espera, voy a atarte al cabezal, para que no puedas escapar de tu justo castigo.
Me ató las manos, mis brazos antes castigados por las ataduras, temblaban.”

Cuando me hubo preparado se situó de rodillas detrás de mi. Me acarició muy despacio la espalda y las nalgas, pasó la mano lentamente por la raya de mi culo.
Me acarició el culo suavemente. Jadeaba, excitado. En el fondo deseaba que mi dueña me poseyera, deseaba sentir su poder sobre mí.
Directamente sobre mi agujerito, dejó ir un buen chorro de lubricante. Siguió acariciando mi culo suavemente al principio, después cada vez más vigorosamente hasta que me metió un dedo dentro.
Gemí, mi pija indicaba mi creciente excitación.
Mi querida AMA sacó y metió el dedo varias veces, después empezó a trabajar mi culo circularmente, hasta que me metió otro dedo. Añadió un poco más de lubricante, y siguió moviendo sus dedos en mi interior, intentando destensar al máximo el agujerito.
Lo iba a necesitar si quería meterme todo ese consolador. Jadeaba, completamente excitado. Finalmente, añadió un poco más de lubricante al culo y embadurnó también el consolador con una abundante cantidad.
Nunca me había cojido con un consolador tan grande.
-Vamos puta-cornuda, dame ese culo. Ahora vas a saber lo que es bueno-.
Paseó el consolador por mi raya. Se sentía tan excitada que si alguien le hubiera metido una mano a esa concha en ese momento probablemente habría acabado en segundos.
Acercó la punta de su pija en mi culo, que ya a esta altura era uno femenino, e inició una caricia circular-.
Vamos, cariño, abrí este culo vicioso que tenés… no sabes las ganas que tengo de rompértelo… mi puta.
Clavó la punta y empujó despacio, acompañando la pija de silicona con una mano, mientras con la otra me sujetaba por la cadera. Lancé un gemido oscuro como un animal atrapado. La sentía casi como un Dios. Empezó a bufar. Le pareció que me dolía un poco, sin embargo creyó que iba a aguantarlo.
Siguió empujando lentamente. No había entrado ni la mitad del consolador. Se paró.

-Quiero poseerte, para que tengas muy claro quién es tu dueña-. Empujó otra vez un poco más, pero le costaba. Reculó un poco y luego empujó con más fuerza. Ahora el gemido se había hecho grito.
Había entrado ya más de la mitad-.
Vamos, mi puta, abrí el culo que te la voy a acabar de meter, ya falta poquito

-. Apretó de nuevo, y yo grité aún más, pero usted no cesó de empujar, agarrándome bien por las caderas.
Se quedó quieta un rato, para que el agujerito de mi culo se acostumbrara un poco, antes de iniciar el movimiento de vaivén, que estaba ansiosa por empezar a realizar.
Me acarició la espalda para tranquilizarme, y me quedé callado jadeando.
Para luego clavar sus dientes en mi cuello-espalda dejándome marcada de dolor y placer mientras me decía:

“-. Muy bien, putita mía, así me gusta, que estés tranquila. No grites, porque yo sé que en el fondo te encanta…mira como chorrea sangre de tus hombros, quedaron marcados mis dientes –“

Me tocó la pija, tan dura o más que al principio.
“-. Te encanta sentirme dentro de vos, tu pija no miente, cariño.
Sabes que sos mío, por fuera y por dentro. Y ahora, va a empezar la diversión de verdad.”

Empezó a moverse adentro y afuera. Notaba sus jugos resbalar por sus muslos, tal era su excitación. Se movía lentamente, pero me la clavaba hasta el fondo con gusto. Yo gemía cada vez más fuerte, como una puta viciosa que soy. A ella le encantaba tenerme así, tan entregada, sabiendo que podía sentir su poder tan adentro. Se movía cada vez más rápido, le gustaba cojerme el culo, oír mis gemidos de puta, gritos de una futura prostituta.
“Puta de mierda, te voy a cojer hasta partirte por la mitad, no voy a parar hasta que la saques por la bocaaaaa….”

Me dio una palmada fuerte en una nalga y me monto como la yegua que soy.
Se me arqueó la espalda gritando-.
“¡Eso es, grita guarra …….., que sos una puta viciosa... tendría que estar cojiéndote así sin parar, hasta que te desangrases por el culoooooo…-.”

La sentía tan caliente que en esos momentos que hubiera necesitado que alguien hubiera recorrido con sus manos, con sus labios, con su lengua, todo su cuerpo, para hacerme su puta y cornudo a la vez.
Salió de mi cuerpo y rápidamente me desató las manos, se quitó el arnés y se tumbó en la cama, abriendo las piernas y deseando que le clavara en su enorme concha sin compasión.
Estaba preciosa, gorda, tirante, con las venas a punto de estallar, goteando semen sin parar, incapaz de contenerlo.

“-Vamos, méteme tu pija dentro y dame placer, lesbiana mía… estoy calienteeeeeee…-.”

No podía parar de mirar mi enorme verga.
La penetré y de un golpe, se la clavé hasta el fondo. Gritó de gusto.
Me aferré a sus tetas y no paraba de lamerlas y morderlas sin parar de moverme.
Usted misma lo deseaba tanto que no podía parar de moverse debajo de mí. Se estaba volviendo loca de placer. Empujaba cada vez más fuerte, le estaba destrozando la concha.
“-¡Dame fuerte, puta… no pares!... aaaaahhh… aaaaaahhh… ¡dale, puta cornuda… demostrame que sos una buena lesbiana, bien activa!... ¡¡cojéme durooooooo!!... asssssíiiiiiiii… aaaaahhhhhhhh… voy a acabaaaaaar aaaaaaaahhhhh… , recibí mí leche puta barata, toma puta tomaaaaaaaaaaaa...-. Nuestros sexos se daban fuerte, dos mundos colisionaban una y otra vez, y el universo estaba a punto de estallar-. ¡¡Dame durooooo!!... ¡¡no paresssss!!... ¡¡¡ooooooooohhhhh!!!... ¡¡¡oooooooohhh!!!... ¡¡¡putaaaaaaaa!!!... ¡¡¡me acabbbooooooooo!!!... ¡¡¡me acabooooo todo!!!...¡¡¡¡aaaaaaaaaahhhhhhh toma mi leche puta toma tomaaaaa!!!!”

Estallaba bajo mi cuerpo femenino, apretando mi culo con sus manos, resfregando frenéticamente su concha contra el mío, perdiendo el mundo de vista, desintegrándonos.
-¡¡Síiiiiiiiiii!!... ¡¡¡yo también acabbbooooo!!!... ¡¡¡aaaaaahhhhhhhhhhh!!!... !!!... ¡¡¡toma lecheeeeeeeeee!!!... me mueroooooooooooo!!

Me desplomé encima de usted. Tardamos en reaccionar, había sido un polvo bestial, y estábamos agotados.
La vi a mí lado, y no pude más que recibirla y acurrucarla para que durmiera en los brazos de su esclavo, el lugar donde tendrá su paz buscada, donde sentirá todo mi amor hacia usted.
Descanse mi AMA, yo velare por sus sueños.

1 Almas Cómplices:

DOMINA YOUR OBSSESION dijo...

HERMOSO RELATO MI CACHORRA, QUIEN TE DICE ALGUN DIA ESE SUEÑO SE HAGA REALIDAD...

CON AMOR

TU AMA